jueves, mayo 28

arvejillas


Cuando era chica mis abuelos tenían una casa de finde en Tortuguitas. La casa era pequeña y sencilla pero era el lugar de recreación por excelencia. Potreabamos como locas con mi hermana Vero. Había árboles frutales, cañas de bamboo, gladiolos de todos los colores y una planta de la cual jamás, jamás pude olvidar su perfume: arvejilla.
Desde la ventana de la cocina podía verse una mata multicolor que con su fragancia inundaba toda la casa...ah... aún está en mi nariz y mi corazón esa mezcla se sensaciones de pasto verde, aventura, viaje en tren, experimentos con bichos y ese olor de las casas de fin de semana que están más tiempo cerradas que abiertas....
Después de muchos, muchos años la fragancia de un jabón líquido me trajo el recuerdo de las arvejillas, igual que a mi amiga Paula, quien buscó, buscó y buscó y finalmente encontró unas semillas que ambas plantamos sin demasiado éxito porque no sabíamos el momeno del año en el que debíamos plantarlas.
Ahora lo sé, es en Pascuas. Me compré unas semillas y las planté. Miren que hermosas están!!! Espero ansiosa que florezcan para volver, una vez más a través del olfato, a ese recuerdo de la infancia.

4 comentarios:

zime dijo...

Super conmovedora y entrañable como todas las historias de infancia... tienen olorcito y gusto a rico.
(^v^)

paula martin dijo...

Gracias zime!
cuando florezcan las verás.
beso

zime dijo...

Se ve que no actualizamos mucho no??!!! Mil gracias por el cariño que dejaste en mi blog!!!!

Que es de tu vida, seguis con los collares?

cb dijo...

Y? que paso con la arvejillas? crecieron ? hace dos semanas plante unas semillas, pero recien ahora esta creciendo solo una plantita, para mi que las semillas estaban vencidas y ya no!. me encanto la anecdota de tu infancia. COntame como estas las arvejillas Muy lindo tu blog, saludos Ceci